logo

Centro de estudios de endodoncia

inicio contacto

Tema de actualidad

inicio > Tema de actualidad >Tema del mes

 

TEMA DEL MES:

SISTEMA PROTAPERâ PARA LA PREPARACIÓN DE LOS CONDUCTOS RADICULARES

Recientemente la firma Dentsply/Maillefer ha presentado un nuevo sistema para la preparación de los conductos radiculares con el nombre de ProTaperâ. Creemos que el sistema es original y que merece unos comentarios.

Descripción del Sistema ProTaper

Está constituido por seis instrumentos: tres para la configuración o preparación corono-apical del conducto (SX, S1 y S2) (Fig.1) y tres para el acabado de la zona apical (F1, F2 y F3). (Fig.2)

   Se trata de instrumentos confeccionados con una aleación de níquel-titanio, de conicidad variable y progresiva, con unas espiras más separadas unas de las otras a medida que nos acercamos al mango, una sección en forma de triángulo equilátero con los lados convexos (Fig. 3) lo que reduce el área de contacto entre la lima y las paredes de la dentina. El mango tiene una longitud de 13 mm para favorecer el acceso a los dientes posteriores, con un tope de silicona de 1,5 mm. La punta del instrumento es ligeramente activa. Su mejor indicación son los conductos estrechos y curvos ya que son muy flexibles y con buena capacidad de corte.

   Las limas S se caracterizan por aumentar de conicidad a partir de D0 en dirección al mango. Su objetivo es crear una preparación corono-apical con una conicidad progresiva y continua desde la entrada del conducto en la cámara hasta la porción apical del mismo.

   La lima SX tiene una longitud de 19 mm con un segmento cortante de 14 mm. El calibre en D1 es de 0,19 mm y la conicidad del 3,5%. Ésta va aumentando progresivamente hasta D9 donde es del 19% con un calibre de 10,9. Luego la conicidad se mantiene constante en un 2% hasta D14 donde el calibre es de 1,19 mm.

   Las limas S1 y S2 tienen una longitud de 21 o 25 mm con un segmento cortante de 14 mm. La S1 tiene en D1 una conicidad del 2% y un calibre de 0,17 mm; la conicidad y el calibre aumentan progresivamente hacia el mango hasta ser en D14 del 11% y 1,19 mm respectivamente. La lima S2 tiene en D1 una conicidad del 4% y un calibre de 0,20 mm; la conicidad y el calibre aumentan de forma similar a la S1 de modo que en D14 la conicidad es del 11,5% y el calibre de 1,19 mm.

   Las limas F se caracterizan, por el contrario, por tener su mayor conicidad en la punta, disminuyendo ligeramente en dirección hacia el mango. La F1 tiene en D1 una conicidad del 7% y un calibre de 0,20 mm, la F2 del 8% y 0,25 mm y la F3 del 9% y 0,30 mm. En D14 las conicidades son del 5,5% para F1 y F2 y del 5% para F3, con un calibre próximo a 1,2 mm.

   Ello permite preparar los conductos complicados con cuatro o seis limas como máximo en función del calibre apical que deseemos alcanzar. Con las limas S se crea una conicidad progresiva corono-apical alcanzando un calibre de 20 y una conicidad del 4% en D1. Con la lima F1 se incrementa la conicidad hasta un 7% y se mantiene el mismo calibre. Con la F2 se aumenta hasta el 8% y el calibre es de 0,25 mm y con la F3 del 9% y 0,30 respectivamente. Ello dependerá del calibre apical inicial del conducto, de la curvatura del mismo y de la técnica de obturación.

Secuencia propuesta

   Permeabilizamos el conducto con limas 10 y 15 hasta donde se consiga penetrar tras haber irrigado la cámara pulpar con una solución de hipoclorito sódico. En conductos difíciles empezamos con la S1 pues su calibre apical es el menor (0,17). Se trabaja a 250-300 r.p.m. tras haber lubricado el instrumento con un gel hidrosoluble como el Glydeâ, avanzando lentamente hacia apical hasta hallar resistencia tras lo cual retiramos el instrumento sin dejar de girar. Luego utilizamos la SX hasta hallar resistencia. Con ella efectuamos ligeros movimientos de entrada y salida del conducto, con suavidad, como si pinceláramos el conducto, ya que al ser la lima que presenta mayor conicidad en D9 nos irá eliminando las interferencias de la zonas más coronales del conducto.

   Determinamos la longitud de trabajo con una lima 10-15. Iniciamos de nuevo la instrumentación con la lima S1. Muchas veces con ella se puede alcanzar la constricción apical. Si no se consigue recapitularemos sucesivamente con la SX y la S1 hasta que ésta lo consiga. No olvidaremos mantener abierta la luz de la zona final del conducto pasando tras cada instrumento rotatorio la lima de permeabilización apical o LPA (calibre 08 o10). A continuación y tras irrigar en abundancia alcanzaremos la longitud de trabajo con la S2. La lima F1 prepara el conducto en toda su longitud consiguiendo un calibre apical de 20 y una conicidad en este nivel del 7% lo que es adecuado para las técnicas que plastifican con calor la gutapercha (Fig. 4 y 6). Si se desea y el conducto lo permite podemos proseguir con las limas F2 y F3 lo que facilita la obturación de los conductos especialmente si se utiliza la técnica de la condensación lateral (Fig. 7).

   Con este sistema se consigue con bastante facilidad unos conductos con una adecuada y progresiva conicidad desde la cámara hasta la zona apical, con escasa eliminación de dentina, un sección circular, un conducto centrado y un calibre apical moderado.

   Una serie de precauciones deben tomarse para conseguir una buena conformación del conducto y disminuir el riesgo de roturas de instrumentos, la mayoría comunes a todos los sistemas de instrumentos rotatorios mecanizados:

ü      Velocidad lenta y continua entre 250 y 300 r.p.m.

ü      Irrigar los conductos tras el uso de cada instrumento y lubricar éstos con un gel hidrosoluble

ü      Pasar con frecuencia la lima de permeabilización apical (08-10) para evitar taponamientos apicales y mantener abierta la luz del conducto

ü      No forzar nunca las limas; se emplean hasta hallar la mínima resistencia y entonces se retiran sin dejar de girar

ü      Graduar el torque del motor en valores bajos

ü      Las limas S las utilizamos una o dos veces solamente pues son las que sufren más al dar conicidad al conducto; las F permiten más usos, pero se debe vigilar cualquier deformación de las mismas.


 

Limas S

 

Figura 1: Limas S

SX sin anilla; S1 con anilla violeta

y S2 blanca.

 

 

 

Limas F

 

 

Figura 2: Limas F

F1, anilla amarilla; F2, anilla roja; F3, anilla azul.

Indican los calibres apicales según las normas ISO

 

 

Figura 3

Sección de un instrumento ProTaper

 

Figura 4

Diente 47 con periodontitis apical. Obturado con Thermafilâ

 

Figura 5

Diente 47 con pulpitis. Obturado mediante la técnica de la condensación lateral.

 

 

Figura 6

Diente 46 con periodontitis apical. Obturado mediante la técnica System Bâ.